sábado, 14 de abril de 2018

BORDEAMOS LA SIERRA DE LA TESLA EN BICI.


Igual que al tullido de Incinillas se nos ha quedado a nosotros la cara después de llevar todo el invierno sin dar un pedal. Sólo hay que aumentar un poco la imagen para descubrir tan bello canecillo en la sencilla iglesia del pueblo.
 Más sofisticada es la de Bisjueces, con su espectacular pórtico.
La climatología del día  la resumimos con este poema de A. Machado de su libro Campos de Castilla: " Son de abril las aguas mil/ sopla el viento achubascado/ y entre nublado y nublado/ hay trozos de cielo añil. 
Otra parada para contemplar la bonita iglesia de Baillo, con un peculiar añadido para almacenar grano.
Seguimos nuestro pedaleo, pasaremos por la localidad de Urría y por un antiguo camino llegaremos a Mijangos.
Y recorremos la calle principal del pueblo. Comentamos viendo alguna casa arruinada aquel refrán que dice: "el que no arregla gotera, arreglará la casa entera".
Ya tenemos medio camino recorrido, se trata de rodear la Sierra de La Tesla. Hemos llegado donde finaliza su periplo el Río Nela , tras recorrer los 75 km desde su nacimiento hasta entregarse al Ebro, aquí en Trespaderne.
Aprovechamos para visitar los eremitorios que un poco más adelante se encuentran, también conocidos como las cuevas de los portugueses. 
Pasado el desfiladero subimos hacia Tártales de Cilla.
La jornada está resultando como todas, mezcla de lúdica, cultural, deportiva y hasta cinegética  por la cantidad de corzos que vemos. El cuco y el picapinos también nos acompañan por estos montes.
Y ya sobrepasado el segundo Tártales, éste de los Montes, nos asomamos a la cascada imperiosa que se precipita hacia el arroyo de la Hoz.
Y aprovechamos lo resguardado del lugar de Hoz de Valdivielso para reponer fuerzas, que en todos los trabajos se come. Y la fuerte subida nos ha abierto un apetito atroz.
Seguimos por el Valle y en la distancia ya divisamos la deslumbrante iglesia de San Pedro de Tejada. Como ya la conocemos, continuamos pedaleo hasta Incinillas, que ya hay ganas de llegar.
Despedida de ruta en el bar Rosales de Soncillo, más de cien años desde su apertura.
                                                                            

domingo, 1 de abril de 2018

FRESAS CUBIERTAS DE CHOCOLATE



Vamos a empezar el mes de abril con un poco de dulzura y alegría.
En Semana Santa, algún que otro dulce entra en las casas. 
Este año en lugar de la típica tarta, obligatorio en todas las casas de mi tierra, Cataluña, llamada,
 " La mona" y por no estar allí, voy a hacer un postre buenísimo.

INGREDIENTES: 
2 tabletas de chocolate de repostería, 1/2kg de fresas aprox y un litro de agua.
ELABORACIÓN:
1- Cogemos una cacerola y la llenamos con un poco de agua, encima colocaremos otro mas pequeño con el chocolate partido en trozos. Lo ponemos a fuego fuerte . Una vez que hierva, lo bajamos y vamos removiendo hasta que veamos que está derritido..
Sacamos la olla del baño María y lo reservamos a temperatura ambuente unos 45min aprox.
Es muy importante que no se nos cuele ni una gota de agua del baño María, el chocolate no endurecería.
2- Mientras, lavamos y secamos muy bien las fresas en papel de cocina. Si tuvieran agua, el chocolate no se pegaría.
3- Pasados los 45min, colocamos papel vegetal en una fuente para poner luego en la nevera.
4- Cogemos las fresas por las hojas, las vamos bañando con cuidado y las vamos colocando en la fuente.

Dejar enfriar en la bandeja y en la nevera durante media hora aprox.
Lo podemos hacer el día anterior y lo sacamos unas horas antes de comerlas.

Et voilà.
Rápido, fácil y ¿ cómo están?, aparte de chuparse los dedos,
¡Que te mueres!, ahí lo dejo.



viernes, 30 de marzo de 2018

RAQUETAS POR LAS MONTAÑAS DE MIERA.

 Toda ruta de nieve ha de empezar dejando los vehículos bien aparcados, sin estorbar a otros coches o lugareños. Aunque haya que tirar de pala.
 Quizás con esta ruta de últimos de marzo demos carpetazo al invierno, de momento vamos a disfrutarla.
 Incomparables estos lugares de la comarca del Miera. Asombroso es echar la vista atrás e imaginarnos la repoblación de estos recónditos parajes, el aprovechamiento del suelo mediante la finca y la cabaña en  sitios con difícil acceso.
 Un futuro incierto imagino que le espera  a este secular modo de vida. De hecho, es más real hablar ya de pasado.
 Estamos atravesando las cabañas de Astragos, hasta la toponimia resulta un misterio. Puede derivar quizás de estrado (tarima, sitio alto), especulando...
 Vamos avanzando a ver si el día se anima y hace acto de presencia el sol.
 Pues tenemos suerte, sol y escaso viento, menos mal. Hemos dejado atrás el Collado de Ocijo. Dos intrépidos acompañantes se desvían con sus esquís de travesía hasta el alto del Coterón.
 Nosotros seguimos rumbo a los Picones de Sopeña.
 Y llegaremos al Pico del Haya.
 Para bajar por el hayedo por lo que parece el cauce de un torrente pero con mucha nieve, lo que nos permite el descenso cómodo con las raquetas.
 En las cabañas de Ocijo tomaremos el bocadillo y unos apretones de la bota.
 Para continuar por el Hayedo de la Zamina donde hemos de atravesar este precioso lapiaz.
 Hemos finalizado otra preciosa ruta montañera por tierras cántabras, inagotables los diversos recursos que tenemos para disfrutar de actividades al aire libre. Que nos respete la salud y sigamos con ganas de salir de las zonas de confort.
Noventa y cinco años años de historia tiene la cantina/estanco de Rubalcaba donde tomamos la cerveza de fin de ruta. Parece que el botero se ha quedado traspuesto..

martes, 20 de marzo de 2018

SABER POPULAR. LA NEVADITA.

Dice Braulio que decía el Tío Santiago que entre San José y La Señorita, la nevadita.
 La Señorita se celebra el 25 de marzo fiesta religiosa de La Anunciación.
Y digo yo que a grandes males, grandes remedios. Huevos y torreznos no han de faltar.

viernes, 9 de marzo de 2018

CIRCUITO SAN SEBASTIÁN DE GARABANDAL.

Marzo ventoso y abril lluvioso, sacan a mayo florido y hermoso.
 Viento no nos ha faltado en la jornada de hoy, aunque la elección ha sido acertada, ninguna cumbre. Hemos caminado a los pies de la Sierra de Peña Sagra, y ha sido esta Sierra la que nos ha protegido del molesto suroeste.
 Bien es cierto que el motivo de la excursión era precisamente el de tomar el aire, disfrutar de la charla y sobre todo de los silencios.
 El Cornón de Peña Sagra testigo de nuestros pensamientos.
 Los negativos los mandamos torrente abajo.
 Buena pateada, veinte km de travesía circular saliendo del pueblo de San Sebastián de Garabandal.
 En el Collado de Abellán no hay quién pare, sólo los caballos aguantan la ventolera.
 Aprendiéndose el nombre de las principales cumbres de la Sierra.
 Cuatro horas de caminata más una de avituallamiento y llegamos al pueblo.
 Una muestra de arquitectura popular, piedra, madera, la solana, la leña debajo de la solana y el perro guardián aselado en el patín de la escalera.
La cantina más próxima la encontramos en el pueblo de Luey, de 1951. Un brindis y hasta otro día.

martes, 6 de marzo de 2018

ALTO CAMPOO. EL ACEBAL DE ABIADA CON NIEVE.

Seguimos aprovechado la presencia de nieve en nuestras rutas para potenciar aún más la belleza de los paisajes por las que trascurren. Cada estación tiene su encanto, disfrutemos de sus peculiaridades, ahora toca nieve.
Elegimos una ruta con salida en el pueblo de Abiada, perteneciente al municipio de Campoo de Suso. El acebal de Abiada, PR-S81, ruta señalizada de unos 12 km.
Paisaje, tenemos siempre a la vista las cumbres de Alto Campoo; fauna, nos tropezamos con un rebaño de venados; y unos ejemplares de hayas, robles y acebos de extraordinario porte y belleza.
Reponemos fuerzas al lado de la cabaña-refugio situada en un lugar privilegiado con vistas a las cumbres y al Valle de Campoo. 
El agua será compañera de ruta, preciosos arroyos, charcas heladas, pequeñas cascadas y el Río Guares que seguiremos en la bajada.
Estamos llegando al acebal, verdadero refugio de fauna y ganado en cualquier estación.
Bellos ejemplares de acebo.

 Una auténtica guarida forma este rodal.
La nieve dura pone a prueba la adherencia de nuestro calzado.

Ahora es un robusto roble el que nos tropezamos.

Un espectáculo de ruta, el río helado, la nieve, el bosque.

Muy interesante la bajada al lado del cauce del Guares por sendero y antiguo camino.

Como no podía ser de otra manera, no puede faltar la cantina al final de la ruta. Empieza a nevar, toca un poco de charla en esta renovada cantina de Abiada, que aún conserva elementos de lo que fue en origen. Un caldo reconstituyente y un vino blanco para acompañarlo.
Hasta pronto Campoo.