domingo, 26 de septiembre de 2021

VOLVEMOS A RESCONORIO.

Estuvimos el otoño pasado y hemos esperado un año para volver.
Recorremos nuevos caminos pero idéntico paisaje. Cabañas, paredes, prados y bosques.
Hablando de paredes, buen ejemplo de pared pasiega recien construida. Tiene su ciencia poner en pie dicha pared y buena visión espacial para casar las piedras.
Y mucho mérito encajar el puzle que supone un tejado de lastras como el de la cabaña adjunta.
Tenemos una buena vista de la hoya de Resconorio, al fondo el pequeño casco urbano. Nosotros subimos por La Blanca y giraremos a la izquierda hasta llegarnos a Carrascal.
Por el camino vamos dejando bellas estampas. Bonitas cabañas con su azul añil en puertas y ventanas, otras recien restauradas, y mucho arbolado, robles, hayas, fresnos, acebos y avellanos.
A medida que ganamos altura las cabañas aparecen más aisladas. La de la foto presenta una bonita escalera semicircular y la típica tranca en la puerta que impide que el fuerte viento la abra.
Creo que es un sitio muy especial para hacer una larga parada y vaciar mochila y bota. Estamos en Carrascal.
Junto a la ermita también se encuentra la escuela.
Imagino que ambos edificios se hayen infrautilizados por falta de feligreses y niños.
El viento sur, a veces incómodo, nos ha permitido gozar de buenas vistas.
Embelesadas se quedan las chiconas.
Buena cabaña de tudancas acompañadas del semental.
Algún mastín también hace su amenazadora aparición. Nos vio buena genta y nos dejó tranquilos.
Después del largo paseo, transitar por alguna calleja y saltar alguna pared por su correspondiente saltadero, llegamos de nuevo al pueblo.
Se olvidó mencionar el tejo entre los árboles de Resconorio, error. 
En ningún pueblo se concentran tantos tejos junto a las viviendas.
Pasamos el resto de la tarde en la Taberna de Fredo, cerca de la chimenea, que ha enfriado. Mucho peligro tiene la tertulia cerca del fuego y de la barra. 
Si hubiéramos venido a caballo posaríamos  la brida en la argolla de la reja de la ventana. Como hemos traido coche, el chófer castigado sin beber. 
Seguiremos visitando Resconorio.












martes, 21 de septiembre de 2021

TEMUDA.

Entretenida e inédita ruta de btt por tierras del interior de Cantabria. Municipios de Pesquera, Santiurde y San Miguel de Aguayo.
El día nos acompaña con perfectas condiciones. Soleado y pequeña brisa del norte.
También por aquí tenemos bellos ejemplos de románico. San Andrés de Rioseco es uno de ellos.
Muy bien conservada. Finales del S. XII.
Por esta ventana vegetal nos asomamos al pueblo de Somballe.
Y después de la dura subida alcanzamos la meseta de Temuda.
Precioso lugar lleno de  leyendas, pero en definitiva formidable zona de pastizales y atalaya hacia distintos lugares.
Desde las montañas pasiegas hasta el próximo embalse de Alsa y el extenso término de San Miguel de Aguayo.
La bajada de Temuda la hacemos de la mano del manillar, se está cerrando el camino. Pero disfrutamos mucho del paisaje. Las derrotas de Aguayo debieron ser un espectáculo antes del cierre de las fincas, aun hoy es un placer la visión del ganado por las mismas. 
Que se lo digan al botero Sito, cómo disfruta al lado de la yegua.
Nos acercamos a ver las recientes excavaciones de la antigua tejera, que dejan al descubierto el horno. Todo ello junto a la Fuente de los Tejeros.
Por varios motivos ha sido un día muy especial de bici que recordaremos gratamente y que celebramos en la cantina de Pesquera.

domingo, 22 de agosto de 2021

POR ENCIMA DE LAS NUBES. PEÑA SAGRA.

La Sierra de Peña Sagra divide el Valle de Polaciones de la comarca de Liébana.
 El que mueve las piernas mueve el corazón, allá vamos. El Cuernón será nuestro objetivo.
Salimos de San Mamés, superados por poco los mil metros de altitud. Polaciones también es uno de los Valles muy queridos por este grupo.

El fotógrafo disfruta del maravilloso día, del paisaje, del mar de nubes.
Admirador de las tudancas, no puede  pasar por alto a esta pareja de bonitas novillas.
Al este, mar de nubes debajo de la Sierra de Peña Labra.
Por el sur, mar de nubes, destaca el Pico Curavacas.
Al oeste, mar de nubes debajo del Macizo Oriental de Picos de Europa.
El último punto cardinal, el norte, mar de nubes que nos impide ver el Mar Cantábrico.
Las raspaneras están a tope. Todos tomamos un aperitivo y alguno quiere llevar la muestra para casa.
Un bonito bosque de abedules, jóvenes y muy adultos otros, serán los ultimos árboles que veamos según vamos ganando altura.
Después raspaneras y brezos.
La subida es larga pero el día está impresionante.
Vamos llegando al caos de rocas.
Las chovas aseladas en la cumbre nos observan.
Pasaremos esta chimenea y pondremos punto y final a la ascensión.
Queda una larga bajada, pero después de recuperar fuerzas.
De nuevo en San Mamés,  solo queda quitarse el polvo del camino en la fuente y llegar a Pejanda a tomar la cerveza. 















































viernes, 20 de agosto de 2021

LA VELORTA

La velorta es una vara de avellano de unos tres metros de longitud...
que el pasiego usa, con esfuerzo pero con mucha maña, para transportar la hierba del prao al pajar de la cabaña.
La velortada se va formando a base de  brazaos en hilera sobre la vara. 
Cogiendo los extremos de la velorta el pasiego se la echa encima de su cabeza y hombros. Aprovechará un poco la pendiente del prao e hincando la rodilla se pondrá en vertical.
E iniciará el camino de ida hacia la cabaña, tantos paseos como velortadas tenga el prao.
Ascenderá por la ancha escalera de piedra, sin balaustre para que no impida la maniobra,  con la carga  y de medio lado  se ira al pajar donde la hierba se va  empayando.
Poco a poco el tascón irá ocupando todo el pajar.









PUERTOS Y CROMLECH DE SEJOS.

Hoy nuestras bicis nos llevarán desde el centro de Campoo de Suso, Espinilla, hasta los 1500m del Collado de Sejos.
Cruzaremos los llamados Puertos de Sejos, una extensión de unas 1300 ha. de pastizales y monte mancomunados.
Regidos por antiguas ordenanzas para regular el aprovechamiento equitativo de los distintos pueblos que tienen acceso a ellos con sus ganados.
 Un paisaje espectacular rodeado de las altas cumbres de Campoo y dando vistas a otras más lejanas.
Y evacuando su abundante agua hacia la bonita Canal de Cureñas por los llamados molinos del Diablo.
El abundante ganado en libertad todo lo ocupa, sus campanos y sus mugidos serán lo único que rompa el silencio. En otoño serán los venados con su espectacular berrea. Y en invierno, la nieve todo lo ensordece.
Varias cabañas daban refugio a pastores y sarrujanes, cada una conocida con su topónimo. Desde la del Campanario vemos desde los Picos de Europa hasta Peña Labra y Peña Sagra.
La de los Cantos de la Borrica es la más pintoresca por su ubicación, "sujetando" un enorme bloque de conglomerado que los hielos depositaron junto a otros más.
Con el permiso de la niebla continuamos camino del Collado, que nos quedan cosas interesantes por ver. 
La vuelta será dura para remontar la fuerte pendiente del monte el abedular.
Gracias a la e.asistencia lo superaremos, el joven que tire de pundonor.
 "El mejor de los pecados el haberte conocido".
Una vez en el Collado y próximo al lugar donde confluyen varios municipios, se sitúa el llamado Cromlech de Sejos, cinco grandes lajas de piedra, alguna  con grabados, que supuestamente formarían una única estructura. Hoy descansan acostadas mirando hacia el Cueto de la Concilla.
"Mientras el mundo duerme, los muertos, las piedras, los cimientos contarán de nuevo al silencio su historia, y todo, al día siguiente, volverá a ser igual."
Daniel Guerra de Viana.
(Reinosa 1969).