sábado, 16 de enero de 2021

LAS GUERRAS CÁNTABRAS.

Nosotros somos gente de paz, vaya por delante.
Lo que ocurre es que la ruta de hoy discurre por las cercanías de lo que fue uno de los puntos más importantes donde se batieron el cobre cántabros y romanos.
Ahí tenemos el emplazamiento del Monte Bernorio. Ciudad fortificada desde la antigüedad.
Y al fondo nos señala el Botero El Castillejo, uno de los lugares desde donde los romanos asediarán y atacarán Bernorio, que según palabras textuales del historiador J. Berzosa les costó "un huevo y la mitad del otro".  
El recorrido también nos llevará a conocer una nueva ermita rupestre conocida con el nombre de Peña Castrejón. El acceso hoy estaba un poco arriesgado.
Pero conseguimos entrar y ponernos por unos momentos en la piel del eremita.
Seguimos ruta por el robledal.
Otra cavidad en la arenisca que habrá servido de refugio a pastores y ganados cuando el frio arrecia.
Llegamos al mirador de Valdelomar, excelente vista a San Andrés, y buena hora para tomarnos un reconfortante caldo de huesos que el termo mantiene como recién hecho.
El mastín, también en son de paz, nos sale al encuentro.
Y para que no quede duda del buen rollo pues ahí queda la instantánea.
Hemos disfrutado del recorrido y del día hermoso que ha hecho. Comida campestre al lado de Santa María y hasta la próxima.

viernes, 15 de enero de 2021

HERMANDAD DE CAMPOO DE SUSO.

Continúa el manto nivoso sobre Campoo, y aunque amanece con bajas temperaturas, hacemos nuestro el dicho que siempre hemos oído: "andando se quita el frío".
Tomamos la salida desde el llamado puente romano de Riaño. 
Y subimos al bonito pueblo de Mazandrero. Nos recibe el sol y está preciosa casona, la sombra de la portada y el fotógrafo se reflejan sobre el nevado corral.

Enseguida quitamos el frío, las primeras rampas sobre la nieve, aún con raquetas, suponen un esfuerzo. 
En el collado, el viento no ha dejado amontonarse la nieve. 
La ruta en raquetas intentamos hacerla, aunque no se vea, por encima del camino, de lo contrario resulta más costosa.
Lo mejor de la ruta casi siempre coincide con la parada para el bocadillo.
Nos llama la atención el fenómeno  que se observa en el cielo, una lengua de niebla se extiende de norte a sur.
Bonito día de nieve con buenas vistas al Circo de Alto Campoo, a las montañas pasiegas y al mar de niebla que se ha echado sobre la capital campurriana.
El viejo roble ha visto muchas nevadas como la presente.
Y la ermita hace honor a su nombre, " de las Nieves".
Finalizamos la ruta y nos acercamos a la cantina de Fontibre a tomar unas sopas de ajo que nos devuelven la vida.
El petirrojo nos observa atónito, estos humanos están chiflados...primero unas sopas de ajo y después un combinado con mucho hielo. No lo muevas amigo.

martes, 5 de enero de 2021

SAN MIGUEL DE AGUAYO.

Empezamos el año depositando la carta a los Reyes Magos en el mítico buzón de correos.
Cada uno tendrá sus particulares peticiones, pero varias son comunes, salud para todos, trabajo y rutas.
La ruta de hoy comienza pala en mano, tenemos buena nevada y como mínimo habrá que hacer la senda de entrada en casa.
Equipados con ropa y raquetas seguimos la huella dejada por las yeguas y nos aventuramos hasta la Cabaña de Manil.
Unos dicen que habrá sesenta cm, otros que setenta y el más acertado expone que la nieve le llega hasta las pelotas. Gracias a las raquetas no tenemos el gusto de comprobarlo.
Cruzamos el Prao del Toro directos a la cabaña. Roberto nos explica la toponimia de dicha finca, cuya hierba se destinaba a la alimentación del toro semental del pueblo.
Un lujo de cabaña con chimenea nos encontramos, para celebrarlo un trago de la bota.
Dejamos al bergante fogonero( bergante con cariño) a cargo de la lumbre y nos damos una vuelta por el bosque próximo.
Prometemos reponer la leña gastada en cuanto escampe.
El bosque precioso, el silencio nos envuelve. Recuerdos de tiempos pasados afloran. Nevadas de la infancia, paseos al monte con la cesta de la comida para los leñadores..
Vuelta a casa cara al norte y contentos de la primera salida del año.
Parece que la ventisca nos da un respiro y nos abre una ventana que permite la vista a la presa de ALSA. La sedienta costa se frota las manos.
No nos entretenemos más que queda el tramo más difícil. La llegada al domicilio por las carreteras.

miércoles, 23 de diciembre de 2020

PEÑA CAMESÍA. VALDERREDIBLE.

Despedimos el año desde Valderredible, nuestras bicis tienen vicio por la zona. Qué nos ofrece? 
Difícil expresarlo en palabras. Hay que sentirlo.
Sobre todo paz. Que no es poco.
También su punto de arte e historia.
Quizás demasiada soledad, serena soledad.
Muchos siglos antes que nosotros otros eligieron la zona.
Y orientaron sus tragaluces para no necesitar calendarios. El sol marcaba los solsticios.
Subimos del Valle al Páramo de Bricia. Mirador de Hito.
Todo caminante ha de hacer una parada frente a las ánimas.
El centenario roble es testigo de nuestro paso.
Alguno comenta que hasta aquí llega la vanidad.
Un viñedo que mira a la peña Camesía. Dicha peña le prestará el nombre.
Fin de ruta y celebración. De postre estupenda y tradicional torrija navideña. 
FELICES FIESTAS BOTEROS Y DEMÁS FAMILIA!!!











sábado, 28 de noviembre de 2020

SANTANDER, LA MARINERA.

"Santander, la marinera, es la que más quiero yo

la que tiene azul el alma

y al viento su corazón.

La que crió a Sotileza

la del hablar cantarina,

en el tendal ropa blanca y un jilguero en el balcón".

Noviembre nos deja un placentero día para disfrutar de esta inmensa playa del Sardinero.
Hasta el Neptuno Niño del promontorio de la playa del Camello está gozando de este tiempo tan benigno.
Nos dejamos embaucar por el canto de la  sirena de la Magdalena.
En caso de duda el faro de Mouro nos servirá de guía.
Aunque no nos importa perdernos por esta belleza de Península.
Marea baja y coeficiente alto. Los santanderinos aprovechan la bonanza de los rayos de sol.
Los barcos amarrados en Puerto Chico.
Qué contraste esta calma con los bramidos de la galerna narrada por José María de Pereda en Sotileza.
El Barrio Pesquero también aprovecha el día de descanso con su flota amarrada.
Nos encomendamos a la Virgen del Carmen para que el pescado que pedimos sea de nuestro gusto.
Una oración nunca sobra, pero en este caso el pescado nos lo garantiza La Chulilla, y no nos defrauda. Un estupendo rodaballo, compartido para los cuatro, que nos sabe a mar.
Retornamos el paseo por el Parque del Agua hasta el Cabildo Alto.
Paseo de Pereda y Plaza de Pombo.
Aprovechando la luz del atardecer.
Por el Paseo de Menéndez Pelayo.
La tarde va tocando a su fin.
Aunque parezca el Caballo de la Pegaso, realmente es el recorrido por la ciudad. 19 km bien empleados. Seguimos disfrutando del confinamiento municipal.